Insights

Noticias, novedades e información sobre el mundo Hard Tech

Cadena de calidad en entornos híbridos

por: Inmetrics em

| 21.08.2019

Asegurar un buen nivel de madurez en la implementación de la cadena de calidad  puede permitir a su equipo de desarrollo integrar código en un repositorio compartido con la frecuencia que sea necesaria. Esta posibilidad es también una forma de garantizar la fiabilidad y integridad del paquete principal o rama.

Por lo tanto, cada fracción de código que se combina con el repositorio principal debe ser verificada por una compilación automatizada, que ayuda a la detección temprana de posibles defectos. Y esto se basa en indicadores de calidad preestablecidos que ayudan a reducir muchos de los costos y problemas que pueden ocurrir durante los procesos de aplicación o desarrollo de productos.

Organizar la cadena de calidad

El punto central de estructurar la cadena  de calidad es el orquestador, que se basa en el control de versiones del código. Por lo tanto, primero debe definir y establecer su estrategia o flujo de versiones del código fuente de las aplicaciones implicadas, y luego pensar en la estructura de la cadena de calidad.

Además, es importante definir indicadores y metas que guíen este proceso. Generalmente confiamos en tres: indicadores de tecnología, negocios y usabilidad. A excepción del mantenimiento correctivo, que busca corregir errores graves, estos indicadores no deben observarse de forma aislada. De lo contrario, es difícil justificar la implementación de un cambio significativo en su programa. Este proceso de gestión de cambios debe estar bien estructurado para que la cadena de calidad pueda distinguirlo y respetarlo. Por lo tanto, será posible agregar indicadores más complejos al pipeline para que los “quality gates” no solo estén impulsados por métricas tecnológicas.

Plataforma baja x Plataforma alta

Para la plataforma baja, también conocida como abierta, hay una serie de casos y herramientas para el control de versiones de código, la cadena y la orquestación de infraestructura. Cuando consideramos la integración de un entorno de mainframe con este orquestador para que tengamos una cadena integrada, uno de los primeros desafíos es garantizar que los versionadores de código de alta plataforma, como changeman, se igualen con los versionadores abiertos. Esto nos permite tener una relación de versión coherente entre los códigos de ambas plataformas.

Es en este momento que comenzamos a definir la estrategia para integrar entornos. Para una mejor comprensión y estructuración de esta estrategia, es necesario conocer el “as is” o “como es” de la arquitectura, tanto física como lógica, así como la comprensión de la configuración de los componentes de los entornos implicados.

El conocimiento del flujo de cada característica y su correlación con el entorno de mainframe y los componentes arquitectónicos también es esencial. Por ejemplo, en un proyecto dado, necesitamos reconstruir toda la cadena de desarrollo y calidad de una institución determinada. Por lo tanto, a medida que comenzamos a “inclinar” las aplicaciones a nuevos entornos, necesitamos mapear toda su funcionalidad, rutinas y bases que estas aplicaciones generan en el entorno de mainframe. Esto le permitirá realizar pruebas funcionales después de configurar los servidores de aplicaciones que se comunicaron a través del Sistema de control de información del cliente (CICS) con el entorno de mainframe.

Esta integración a través de CICS se lleva a cabo a través de un servidor de transacciones de mainframe con capacidad de procesamiento en línea de alto volumen. Y puede usar una conexión de intermediario para no tener que usar múltiples interfaces, lo que simplifica la comunicación con la plataforma baja. Es en este sentido que, al apostar por la cadena de calidad, podemos gestionar este proceso para que ocurra de la mejor manera posible.

Escrito por Henrique Moura, Head Of QA | DevOps.