Insights

Noticias, novedades e información sobre el mundo Hard Tech

Design Thinking: un camino hacia la innovación

por: Inmetrics em

| 18.09.2019

¿Sabías que el Design Thinking no es una metodología exclusiva de diseño, y que de hecho, todos pueden y deberían usarla para resolver cualquier tipo de problemas?

Es por ello que creamos una serie de 3 artículos para desmitificar este y otros puntos sobre el Design Thinking.

¿El Design Thinking es para todos?

Tal vez porque el término contiene la palabra “Diseño” en su nombre podrías pensar que es solamente para que los diseñadores resuelvan sus problemas de diseño.

La buena y la mala noticia es que esto no es así. Aunque el Design Thinking se basa en procesos de diseño y está totalmente centrado en el usuario, lo que hace que este enfoque sea tan especial es que puede y debe ser ejecutado por cualquier persona, ya que siempre busca respuestas innovadoras y colaborativas a problemas que pueden ser simples o complejos.

La versatilidade se debe al uso de un proceso totalmente abierto y no lineal, que va desde la definición del problema hasta la validación de la solución propuesta, lo que provoca iteraciones que promueven un alto nivel de empatía y se centran en lo que realmente importa: las necesidades del usuario.

Si observamos en general, el proceso sigue un flujo de comprensión, exploración y materialización, y puede contener otros pasos dentro de estos grupos. Aquí en Inmetrics, seguimos el modelo desarrollado por la Stanford School of Design (d. School), adoptando las 5 etapas principales: empatía, definición, ideación, creación de prototipos y pruebas.

No existe una regla estricta para la ejecución de este diagrama, y ​​puede o no seguir los pasos linealmente, lo más importante es tener en cuenta que los pasos seguirán un concepto de divergencia y convergencia de pensamientos, siempre buscando diversidad y creatividad al proponer soluciones.

Para cada momento del enfoque hay varias herramientas que facilitan el desarrollo de la dinámica. Entrevistas a usuarios, mapas de empatía, técnicas de “brainstorming” y matrices de priorización son algunas de las herramientas que pueden acelerar la captura de nuevas ideas.

Escrito por Aloysio de Souza, diseñador de UX.